domingo, 30 de septiembre de 2012

Capítulo 3

Intente soltarme como pude pero era imposible, hasta que note que las fuerza de sus brazos iba disminuyendo hasta soltarme, me gire rápidamente y vi a un chico alto rubio, ojos verdes, guapo y con bastante músculo. 
-¿Que coño haces chaval?
-Salvarte la vida bonita. 
-¿Perdona? Anda deja de decir tonterías. 
-Ven conmigo, vamos a ir a un sitio seguro. 
-¿Que sitio? Yo no voy a ninguna parte. -No tengo tiempo para tus jueguecitos. 
Y no me dio tiempo ni a responder me cogió y me puso en su hombro como si de un saco de patatas se tratara. 
-Por el ''transmitus''-dijo. 
Yo no entendía nada, pero de repente aparecí en un gran salón, tenia una mesa de escritorio y una pila de libros viejos, en medio de la habitación había una gran tele y un sofá. 
-¿Como hemos llegado hasta aquí?-dije confusa- Y bajame de aquí- exigí, ya que seguía encima de su hombro. 
-Quieres calmarte, no me das tiempo ni a explicarme-dijo un poco enfadado. 
La tele emitió un sonido extraño y de repente se encendió sola y una especie de ninfa apareció en la pantalla. 
-Bueno días Dante, veo que estas bien acompañado ¿Quien es?-dije la ninfa, su voz era dulce muy dulce y eso me tranquilizaba, aunque me desconcertaba que una criatura mágica apareciera en la pantalla gigante del salón de un desconocido llamado Dante. 
-No se su nombre Mila, pero tengo que decirte una cosa muy importante sobre ella. 
¿Que cosa va a decir sobre mi? Si no me conoce. 
-¿Como te llamas?-me pregunto la tal Mila. 
-Ni..Nicol pero to..todo el mundo me llama Niki-dije por fin. 
-¿Que me tienes que contar?-ahora se dirigía a Dante. 
-El amuleto la a elegido a ella como el pergamino indicaba, el mismo día, hora y lugar-hizo una pausa- la banda de Lumior iba tras ella. 
-¿Lumior? ¿Que hace aquí? Toda la ciudad esta en peligro-dijo severamente- Dante, creo que es hora de que le enseñes todo lo que debe saber, yo mandare a las jóvenes promesas de Ecualia para que ayuden a Niki. 
-¿Y yo que hago?-dijo Dante muy enfadado. 
-Primero, ayudar a Niki y segundo descubrir que trama Lumior. 
Dante no contesto, solo acepto y la pantalla se apago y con ella Mila. 
-Llamame corta, pero no me enterado de nada, ¿Lumior? ¿Ecualia? ¿Una ninfa? 
-Niki, eres la elegida, el amuleto te a elegido, eres la mas poderosa viajera de todo Ecualia. 
-¿Que soy que? 
-Ecualia esta en el otro mundo, ahí se encuentra la reina Mila, la reina de toda Ecualia, en Ecualia hay de todo lo que te puedas imaginar, unicornios, elfos etc pero no todo es bueno en Ecualia, hay un lugar donde se encuentra Lumio y sus secuaces, Lumior es el que se quiere apoderar del mundo humano, pero hace tiempo no lo intenta y ahora a vuelto y no sabemos para que, el pergamino cuenta que una chica de mirada pura y belleza infinita, seria la salvadora y derrotaria a Lumior, para saber quien era, se escondió un amuleto en el gran bosque de Escocia y el seria quien eligiera a la elegida. 
-Haber, ¿Me estas diciendo que hay otro mundo a parte de la Tierra y que tengo poderes mágicos y que tengo que derrotar a un tal Lumior y que el amuleto me a elegido ami para ser la salvadora?
-Correcto. 
Me empecé a reír hasta tal punto de llorar y no poder ni respirar. 
-¿De que te ries? Es serio, necesitamos tu ayuda Niki, tengo que enseñarte un montón de cosas y solo tengo hasta mañana que sera cuando vengan tus compañeros. 
-Venga va enseñame todo lo que me tengas que enseñar-dije entre risas y sin creerme ni una palabra. 
-Por el ''miniaturus''-dijo Dante. 
Sus manos me señalaban ami y de repente me hice minúscula, mis ojos se abrieron que parecía que se iban a salir. 
-Por el ''desminiaturus''-dijo Dante- por el ''paralisus'' 
Por mucho que lo intentaba no me podía mover ¿Que me pasaba? Me había echado un conjuro de esos. 
-Por el ''movimientus''-dijo de nuevo. 
Y por fin volví a moverme pero caí al suelo sin apenas haberme dado cuenta. 
-Pe.. Pero-dije sin poder moverme del asombro. 
-¿Me crees ya? 
-Espera que creo que me mareo. 
-Venga Niki no hay tiempo- cogió el teléfono- toma, llama a tus padres y diles que no vas a cenar, hay mucho que aprender. 
Cogí el teléfono y empecé a marcar *Piii.. Pii..* 
-¿Si? 
-Em, hola papa.
-¡Ah! Hola Niki ¿Que pasa? 
-Que hoy no iré a cenar, he conocido a unos amigos y vamos ir todos a cenar a casa de una chica, no te preocupes que ya volveré yo ¿Vale?-improvise.
-Vale, pero no vuelvas tarde. 
-No, adiós- colgue- ¿Que debo saber? 
-Primero, te voy a dejar un libro para que te apredas los conjuros, para que sirven, como se usan etc, segundo, llamaremos a Mila y le contaremos que ya sabes todo y que decides ser una viajera. 
-Vale, pues traeme esos libro-dije muy confiada, mas de lo que yo pensaba. 
-Por el ''levitus''-dijo Dante y un libro se levanto y flotaba por el aire en mi dirección. 
-No me acabo de acostumbrar a esto-dije y abrí el libro por la primera página. 
-¿Tienes hambre?-me dijo. 
-Un poco. 
-Voy a hacer la cena tu quedate aquí leyendo- y salio del salón. 
Empecé a leer, todo eran conjuros y para que servían. 
-Media hora después- 
-Niki, a cenar-dijo Dante. 
Cerré el libro, ya me había aprendido todos los conjuros, me los había repasodo unas cuantas veces ahora solo me faltaba la practica. Entre en la cocina, Dante ya estaba sentado y yo me sente enfrente. 
-Ya se todos los conjuros, pero no se, es raro no me termino de creer todo esto pero lo he visto con mis propios ojos, es tan irreal todo. 
-Lo se, pero debes confiar en mi, ahora vas practicar con ellos y entonces te creerás todo. 
El resto de la cena fue en silencio, había preparado una ensalada con muchas cosas, lechuga, maiz, frutos rojos etc. Cuando terminamos yo fregue los platos ya que el habia echo la cena, cuando terminamos de recoger fuimos al salón y nos sentamos en el sofá. 
-Venga, a practicar- Dante era joven unos 30 años no mas, pero era serio un buen lider que planifique las misiones.
Me concentre todo lo que puede, Dante llevaba el libro en la mano de los conjuros, ya sabia que conjuro iba a lanzar. 
-Por el ''arrebatus''-dije un chorro de luz azul salio de mis manos arrebatandole el libro de conjuros a Dante y quedandose en mi poder. 
-No esta mal-me dijo. 
-Por el ''paralisus''-dije y de nuevo el chorro azul salio de mis manos paralizando a Dante- por el ''desparalisus''-y Dante volvió a moverse. 
-Lo haces bastante bien, como se nota que eres la elegida-me dijo Dante, note un poco de admiración en su voz. 
El resto de la noche se me paso volando, Dante me explicaba muchas cosas, como era Ecualia, Lumior y alguna cosa sobre mis compañeros que llegaban mañana aunque en ese tema no sabia mucho, me contó que eran los mejores de su promoción un chico y una chica, que me iban a ayudar un montón. El tiempo se me paso volando y a lo que me di cuenta ya eran las doce. 
-Dante, son las doce me tengo que ir a casa-dije. 
-Usa el ''transportus'' llegaras antes-asen ti. 
-Por el ''transportus''-y de repente aparecí en mi habitación. 
No me creía todo lo que había ocurrido hoy, yo con poderes, una viajera, en el fondo me gustaba, pero deje de pensar tanto rato practicando me había dejando sin fuerzas, me puse el pijama y me metí en la cama y al cabo de un minuto ya estaba dormida.

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho y lo de 'Por el transmitus' me recuerda a una serie llamada Tara Duncan. Sigue escribiendo porque me encanta :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que esa serie me inspira bastante entonces decidi añadirlo por puro agradecimiento, me alegra de que te haya gustado un besazo enorme:)

      Eliminar
  2. Meeeeeeeeeeeeeeeeeencantaaa :D tengo unas ganas de leer el siguente capitulo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, ¿Te tengo en el tuenti?

      Eliminar